Blog Post

Día Mundial de la Salud Digestiva.

Cada 29 de mayo se conmemora el Día Mundial de la Salud Digestiva, fecha oportuna para recordar la importancia del sistema digestivo para nuestro organismo, por lo que conviene adoptar un estilo de vida saludable y llevar controles preventivos para conservarlo en buen funcionamiento y así tener una buena calidad de vida.

El aparato digestivo es un complejo sistema de 10 a 12 metros que inicia en la boca y termina en el ano. Está conformado por importantes estructuras y glándulas que, coordinadas, se encargan de la ingestión, digestión, absorción y excreción. Está compuesto por el esófago —tubo de alimento—, el estómago, los intestinos grueso y delgado, el hígado, el páncreas y la vesícula biliar.

De acuerdo a la Organización Mundial de Gastroenterología (WGO por sus siglas en inglés), la salud digestiva requiere la presencia constante y suficiente de nutrientes como la fibra y el agua, así como la inclusión de probióticos que favorezcan la flora intestinal. Todo ello junto con la actividad física dentro de la agenda de cada día.

¿Como lograrlo?

Fibra. Incluir cereales integrales (avena, y productos de trigo con grano entero), verdura cruda (espinaca, apio, jitomate), fruta con cáscara (manzana, pera, uvas) y oleaginosas (nueces, almendras, maní). Todos estos alimentos promueven la masticación, lo cual favorece la saciedad, la digestión y el control de ansiedad.

Agua. Procura tomar de dos o tres litros de agua diarios.

Probióticos. Aumentar el consumo de productos fermentados como el yogurt, que pueden acompañar al cereal integral, fruta, o bien ser el aderezo para las ensaladas. Los probióticos son microorganismos vivos que aumentan el número de bacterias benéficas en el sistema digestivo, mejorando su funcionamiento.

Actividad Física. El movimiento del cuerpo humano favorece una buena digestión, es conveniente realizarla con intensidad leve después de cada comida o con intensidad moderada o intensa en otros momentos del día.

La salud digestiva se define como el equilibrio en la estructura y el funcionamiento de nuestro aparato digestivo que tiene como consecuencia la ausencia de malestares o enfermedades del sistema gastrointestinal. Se puede decir que una persona goza de salud digestiva cuando no presenta ninguna afección o molestia con respecto a su sistema gastrointestinal.

Volver al Blog